jueves, 27 de marzo de 2008

RETRATOS DE LA "LEPROSERÍA" (2)


Cumpliendo la promesa que os hice, reanudo los retratos de los personajes que comparten conmigo domicilio en esta Residencia donde ahora vivo (que yo, libremente, prefiero denominar “leprosería”).

RAMONÍN, EL "PERIPATÉTICO"

Ramón es el único de los residentes que no usa silla de ruedas, y, como quisiera recordarlo permanentemente, por un extraño temor a que se le olvidase,
camina sin cesar. Para arriba, para abajo, por la rampa. Acompañado de su inseparable bastón, Ramón camina; camina, y se ríe. Como si recordase permanentemente un chiste secreto, Ramón se ríe sin parar. En su rostro está siempre dibujada esa sonrisa que tiene algo de secreta y enigmática, a la vez que contagiosa (yo no puedo evitar sonreír también, cuando lo veo comenzar a reírse, lo cual es decir, casi siempre). No hay razón aparente que sustente la perenne risa de Ramón, pero yo le agradezco ese permanente buen humor. Ramón es muy tímido, él mismo se describe así (de hecho prefiere expresarse pintando, o dibujando, que con la palabra). Desde luego, prefiere la risa a las palabras, lo cual siempre es de agradecer (cuantas tonterías, vacuidades y lugares comunes nos ahorrará el sonriente Ramón, al sustituir las palabras por la risa).
Ramón es natural de un lejano pueblo del occidente de Asturias, cerca ya de Galicia. Hijo de Casto y Alicia, sus padres, que no tengo el honor de conocer, deben ser, como él, personas sencillas y afables.
Se que Ramón, que fue barrendero en Navia, ha sufrido un "vía crucis" de transplantes e intervenciones quirúrgicas, que ha sobrellevado con la paciencia y bonhomía que le caracterizan.
A Ramón se le está desarrollando una calva incipiente, pero el pelo que le queda, cada vez más escaso, es muy negro, a juego con sus ojos, vivarachos e inteligentes.
A Ramón se le alegra especialmente la cara, cuando le preparan unos buenos callos, pero, como a mi, ninguna música le llama especialmente la atención (es posible que, como yo, padezca de un “oído de madera” que le vede el acceso y disfrute del arte de Bach y Mozart).
A Ramón, que definiría, sin temor a equivocarme, con el machadiano “Un hombre bueno en el mejor sentido de la palabra bueno”, le gustan las cosas sencillas, no meterse en líos, y vivir tranquilo.
No se, ni quiero saber, qué podría borrarle la sonrisa irónica y maliciosa (pero espero, sinceramente, que no la pierda nunca, sería un mal presagio, un augurio nefasto).


continuará (casi seguro, ya sabeis como soy)

18 comentarios:

SirenaVarada dijo...

Ese Ramón se ha ganado todas mi simpatías e intuyo que debe ser una persona muy inteligente.
(Como él, yo también prefiero la risa a la palabra... jajajaja)

Saludos para ambos desde "Oleza"

koolauleproso dijo...

Tenías que ver como se reía, cuando Nuria, la animadora de aquí lo leyó esta tarde.
Es incorregible este Ramón.

un beso desde la "leprosería"

atikus dijo...

Ya estoy esperando esa segunda parte como "El padrino" jeje...seguro que tienes muchas cosas que contar, si es que soy un cotilla, y no se yo si eso del poco oido es asi de contundente...


Pues nada, no te demores, que nos dormimos ;)
saludos!!

MK dijo...

Koolau , estas histórias y esos retratos desde la "leprosería"...son entrañables...como la dulzura que tienes al explicar sus rostros , sus gestos y sus vidas.Esperamos muchos más retratos y conocer a todas estas personas con las que ahora compartes vida.
Un abrazo fuerte.

koolauleproso dijo...

Pues, de momento, me quedan otros nueve (2 ya los tengo más o menos perfilados en mi mente), pero ya sabes lo perezosísimo que soy, así que a lo peor, doy por finalizada mi "leprosería" con estos dos, y me quedo tan fresco (espero que no, pero me conozco...)

Pau Llanes dijo...

Qué bien, kolau, que nos hables de tu gente... es bueno dar nombre al anónimo que te acompaña... y cara... y gestos... Un abrazo... Pau

koolauleproso dijo...

Tengo previsto realizar un "retrato" de cada residente aquí; siempre que mi "vagancia" me lo permita, claro...Que no se yo.

eva al desnudo dijo...

Hola Koolau! hace muuucho tiempo que se de tí mientras visito otros blogs y he decidido venir personalmente.
Me encanta como hablas de la gente que esta contigo, seguro que ellos se sienten orgullosos también.
Espero que estés a gusto aquí y que tengas tiempo para seguir contandonos, que no te dé pereza ;)
Buenas noches, voy a prepararme un Cola Cao y a seguir leyendo.
Besitos

koolauleproso dijo...

Bienvenida a la "leprosería", Eva. Intentaré vencer mi pereza, y seguir contandoos, pero no me fío demasiado de mi mismo (tengootro dos retratoa en la cabeza, ero me "resisto" a escribirlos. Así funciono yo. No tengo remedio.

El futuro bloguero dijo...

Vamos Koolau, que ya nos tienes a todos pendientes...

La pereza es un hecho, -que te voy a decir yo mismo- pero en fin, cuando tu público te lo reclama, se vence mejor.

Marcate una sonrisa como la de RAMONIN, sigue pergeñando los siguientes retratos de la Leprosería, y adelante...

Por cierto, y tú... ¿qué tal?
¿cómo te ha sentado el cambio de aires?
Abrazo perezoso

koolauleproso dijo...

Pues yo creo que por fin adaptado aquí. Lo único que me falta es el wi fi, para poder usar mi portátil. Gracias que con el lápiz de memoria puedo transportsr las historias hasta aquí abajo, pero con el wi fi (las obras acabarán, como siempre, la sewmana que viene; habría que ver qué semana es esa)podría publicar con más regularidad-aunque no os fieis de mi, que quizás no sea más que una disculpa que me pongo, vosotros seguid pinchando-.

un abrazo

desconvencida dijo...

Esperamos que te venza la pereza ;) y acabes de hablarnos de todos los habitantes de tu leprosería particular...

koolauleproso dijo...

Eso espero yo también, aunque la pereza, no sólo es una virtud, en eso estoy de acuerdo con el Futuro bloggero, si no que, a veces, es un enemigo con el que hay que luchar a brazo partido. Ya tengo otro retrato casi perfilado. Los demás irán poco a poco, que además de pwerezoso soy "hombre lento".
Pero gracias por "pincharme", que yo necesito esos estímulos, que me conozco

koolauleproso dijo...

Eso espero yo también, aunque la pereza, no sólo es una virtud, en eso estoy de acuerdo con el Futuro bloggero, si no que, a veces, es un enemigo con el que hay que luchar a brazo partido. Ya tengo otro retrato casi perfilado. Los demás irán poco a poco, que además de pwerezoso soy "hombre lento".
Pero gracias por "pincharme", que yo necesito esos estímulos, que me conozco

Antígona dijo...

Un retrato estupendo, Koolau, y veo que estás rodeado de gente que sólo puede hacer más agradable tu estancia en la residencia.

Me ha encantado cómo has descrito esa afición suya a caminar, así como el hecho de que a Ramón le guste más reír que hablar. Tú lo has dicho: cuanta palabrería nos ahorraríamos a diario si actuáramos así, si bastara una risa para mostrarnos a los demás y que ellos nos comprendieran.

Y yo también te voy a pinchar, ¡cómo no! Anda, no seas vago y regálanos más retratos de la gente que te rodea, que es un placer leerlos.

¡Un beso!

El futuro bloguero dijo...

Premio perezoso.
Premio perezoso.

Atención, un nuevo premio para Koolauleproso...

Pasate a ver.

DianNa_ dijo...

Me ha gustado tu descripción , la vida rodeados de personas así es algo más agradable y llevadera.
Besos amigo^^

koolauleproso dijo...

Bueno, ya no tengo escusas. Ayer me fui a casa de mis padres, a hacer una revisión de mis "maltratados" pies a mi médico, y a la vuelta me he encontrado la agradabilísima sorpresa del wi fi instalado: parece que, por fin, legó la "semana que viene" de la que hablaba el técnico, y de la que había comenzado a dudar.

Si no acabo los retratos, no puedo echarle la culpa a nadie. Mi pereza pasa de ser, a partir de ahora, una lamentable rémora de la que, con vuestra ayuda (seguir "pinchandome", por favor) espero ir librandome.