martes, 28 de abril de 2009

ONANISMO ALMODOVARIANO


En la última película de Pedro Almodóvar, quizás la peor de su carrera, el director manchego realiza uno de los alardes ¿cinematográficos? más vacuos y estériles que recuerdo haber visto. Todo es un disparate (del que sólo se salva la, como siempre, excelente banda sonora de Alberto Iglesias).
Lo demás, un llamativo envoltorio que, para frustración de espectador, no esconde NADA en su interior a no ser, un constante y cansino auto homenaje. Pretende ser un tremendo melodrama, que indaga sobre las circunstancias, vueltas y revueltas del más desesperado “amour fou”, pero yo salí del cine con la lamentable impresión de que me habían timado, de que cada avatar que se sucedía en la pantalla era forzado, impostado, que todo era predecible y falto de aliento, que las interpretaciones eran cansinas, que Penélope Cruz nunca estuvo peor (que ya es decir, teniendo en cuenta que siempre la he encontrado una pésima actriz), que incluso mi admirada Blanca Portillo (quizás por que Almodóvar le “regala” un papel absolutamente disparatado) acaba naufragando en este proceloso mar de despropósitos.
Todo es falso, impostado y, por momentos, cuesta distinguir el reiterativo auto-homenaje de la cansina auto-parodia.
Porque por mucho que se empeñe Almodóvar, por mucho que insista en compararla a la Rita Hayworth de “Gilda” (esa secuencia repetida una y otra vez, en que Cruz aparece con la larga cabellera velándole el rostro y, de pronto, se lo echa para atrás con un simple movimiento), por mucho que la “vista” de “mujer fatal” a lo Ava Gardner en “Forajidos”, por mucho que la tiña de rubio platino como, nuevamente, a Hayworth en “La dama de Shangai”, Pe no da nunca la sensación de ser más que una pequeña actriz torpe sin más “glamour”.
En resumen, un film almibarado, plomizo, donde los colorines no esconden el vacío de ideas por el que vertiginosamente nuestro director más popular y taquillero se empeña en despeñarse últimamente.
El film parece una continuada masturbación de planos “almodovarianos” reiterados hasta la saciedad, con mucho “colorín” producto de la fotografía de Rodrigo Prieto, donde el recurso a citarse a sí mismo (la simpática “Mujeres al borde de un ataque de nervios” es “señalada” hasta el empalago) se acaba haciendo estomagante.
Creía que la fobia manifiesta que mi admirado Carlos Boyero ha mostrado siempre al cine del manchego era eso, una fobia, pero, en esta ocasión tengo que reconocer que se ha quedado corto:
“Los abrazos rotos” es una de las peores películas que he visto últimamente, con un guión (del propio Almodóvar) autocomplaciente, previsible y desalentador –especialmente sonrojante es la peripecia en torno a la paternidad de hijo de Judit (Blanca Portillo), Diego (Tamar Navas), “misterio” que, aunque no se resuelva hasta casi el final, lo hace de la manera menos sorprendente que imaginarse pueda-.
En resumen, una película que, sospecho, incluso a mi maestro en tantas cosas (y gran defensor de Almodóvar desde el principio) el profesor de Historia del Arte Germán Ramallo le habrá irritado profundamente allá en su hermosa Murcia natal, donde, creo, sigue viviendo.

7 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Esta peli tiene defensores (por los homenajes al cine) y detractores, (como Boyero, tú y yo) a los que no nos ha gustado.

Pero para mi no es la peor, peor es Kika desde mi punto de vista.

En cualquier caso, no está a la altura de sus grandes, ni de su última y aclamada Volver, donde a mi, Penélope me gustó mucho.

Abrazo

koolauleproso dijo...

Bueno, FB, también para mí, la peor película de Almodóvar es "Kika", pero ya tiene muchos años (Almodóvar todavía no era ese personaje del "genio incontestable" que tanto le ha costado fabricar) y, por lo tanto, no recuerdo que me haya "ofendido" tanto su estupidez, que la tenía también.
Esta es peor, por ejemplo, que "La mala educación", por citar otro "fiasco" del mismo autor, pero que no llegaba a los límites disparatados de esta.
En cuanto a Penélope Cruz concedo que en "Volver" estaba menos mal, simplemete. Y es que esta chica, y la "descubrí" ya en su primera película ("Jamón, jamón" de Bigas Luna) siempre me ha parecido una actriz catastrófica (no sabe vocalizar, y eso para hablar en público es imprescindible). Cierto es, que en "Jamón, jamón" tenía que "competir" con dos gigantes de la interpretación como Stefanía Sandrelli y Anna Galiena, y compararse con ellas, le quedaba (y le queda) muy, muy grande

Mad Hatter dijo...

Pues a mi los "Abrazos Rotos" me parece una muy buena película y para nada salí del cine con la impresión de que me hubieran timado, es "Almodovar 100%", tiene algo de "recopilación" de él mismo y de la historia del cine, incluso. Pero me gusta que sea así, me gusta ese "colorín", me gusta que Pé parezca una chica de barrio, es parte de su encanto.
Y la película es como un puzzle de piezas que van encajando, como en las escena en la que junta todos los trozos de las fotos. Además, como novedaz y cosa rara en Almodóvar, los papeles masculinos están muy logrados y son casi más importantes que los femeninos.
En fin, sobre gustos no hay nada escrito y para gustos son los colores y todo eso que suele decirse en estos casos.
Un abrazo.

koolauleproso dijo...

No, Julio, si yo contra Almodóvar en general, no tengo nada. Ya digo que, incluso, mi profesoe de Historia del Cine (una persona cuyo criterio respeto infinitamente) era un fanático suyo y, siguiendo sus recomendaciones, yo me he visto la filmografía de Almodóvar íntegra, pero esta película me parece "mala a rabiar", casi peor que "Kika" que ya es decir, que hasta el momento había sido el gran "bluff" en la carrera de Almodóvar. Creo que tanta alabanza y tanto éxito se le ha subido a la cabeza, y el resultado ha sido este, a mi juicio, completo disparate.

En cuanto a "Pe" reconozco que no soy objetivo: una chica que no sabe vocalizar mejor se dedicaba a otra cosa. En "Volver" todavía estaba pasable, pero aquí parece regresar a sus comienzos en "Jamón, jamón", vocalizando peor que nunca. Y, además, una fobia es una fobia, y yo se la tengo a esta chica, qué se le va a hacer.

otro abrazo para tí

Sirena Varada dijo...

Debido a nuestras increíbles coincidencias cinematográficas, suscribiría al cien por cien tu crítica de "Los abrazos rotos", con el mérito añadido de que no la he visto, ni la pienso ver ya. El cine de Almodovar en general es artificioso e impostado, acaso sea la marca de la casa.

Y muchas gracias Ro por lo de “hermosa Murcia” por la parte que me toca. Confirmo que tu admirado Germán Ramallo sigue viviendo aquí.

Besos de sirena

koolauleproso dijo...

Sirena querida: muchas gracias por confirmarme que Germán sigue viviendo en vuestra Murcia. La verdad es que a él, y sólo a él, cabe "imputarle" la responsabilidad de que yo haya visto este bodrio, pues desde que fui a clase de Historia del Cine que él impartía (magistralmente, por cierto) cogí la costumbre de acudir puntualmente a cada nuevo estreno de Almodóvar. Y hasta esta, ninguno me había puesto de tan mal humor.

Besos (de leproso)

el maletero dijo...

Estoy de acuerdo con que la peli es un bodrio, pero creo que hay que verla a pesar de todo. Almodovar es un maestro y estéticamente hay planos bellos. ¿Y es que no merece la pena sólo por reírse un rato con Lola Dueñas? ¿Qué me decís de la caracterización de Rubén Ochandiano?