jueves, 23 de abril de 2009

CUMPLEAÑOS "A GOGÓ

Por casualidad, el 23 de abril, cumplen años varias personas cercanas: En primer lugar y, sin duda, la más querida para mí, mi padre, ese gigante (así lo veía yo de niño y, en tantos sentidos, lo sigo viendo). En segundo lugar, por supuesto, Cervantes, ese genio de las letras, bajo cuya “advocación”, nació casualmente mi padre (del que siempre he envidiado principalmente dos cosas-su fecha de nacimiento y la limpidez de sus hermosísimos ojos azules, que, por desgracia, no he heredado-).
Hoy también cumple años, muchos menos, una compañera aquí por la que desde que llegó siento especial simpatía: la dulce Sonia (1), por lo que tuvimos tarta de postre para regocijo de todos.
Y sí: mi padre (al que sabéis debo dos veces la vida), el gran Cervantes, y la “dulce” Sonia, son tres motivos más que suficientes de celebración. Mi padre, cuya vida yo he comparado tanto, salvando las distancias, con la de mi admiradísimo Juan Marsé-“niños de la guerra” ambos, coetáneos estrictos, adorables cascarrabias, iniciados en la digna artesanía los dos (en la orfebrería Marsé, en la talla de madera mi padre).
Hoy la vida paralela de Marsé ha alcanzado su más alto (y merecidísimo) reconocimiento: el premio Cervantes.
Y como a mi padre nadie le va a entregar algo similar, su hijo le dedica esta entrada. No es lo mismo, ni compensa una vida admirable plagada de sinsabores y derrotas, pero no quería dejar pasar la oportunidad para reiterarle (a mi padre, a Gregorio, ese hombre excepcional) todo mi cariño e inmenso agradecimiento.

Felicidades, papá.

Te quiero.

.
(1).-ver entrada de 31 de octubre de 2008 “El mundo de sombras de la dulce Sonia”, y el cuento del 18 de diciembre del mismo año, “Buenas noches, Sandra” inspirado en su peripatética y entrañable figura

4 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Pues muchas facilidades para tu señor padre, que aunque no heredaras sus ojos azules, heredaste su sabiduría y sus conocimientos, tal como te educó.

Hoy hablaba yo (ayer) de la importancia de mantener la educación que nos dieron cuando eramos niños para mantener un mundo mejor. A ver si te pasas por lo mío alguna vez, que me tienes muy abandonado.

Y nos tienes que contar tu cena.

Un fuerte abrazo y otro más para tu padre.

atikus dijo...

Sincero y entrañable post, tu padre estará orgulloso de tí.
Desde luego vas a tener que tomar unas cuantas tartas para celebrar los tres cumpleaños, o al menos unos pasteles o algo que te guste, yo suelo coer algo que me guste, no siempre tomo tarta, pero noperdono una buena comida...que menos!

felicidades a tu padre por su puesto!!

eva al desnudo dijo...

Que bonito, me encanta esta mixtura que has hecho.
Felicidades al señor Gregorio y a tí por tenerle y haber aprendido de él.

Besos querido Koolau.

Y no te sofoques por los comentarios de la anterior entrada, nunca me fio de los anonimos.

nuria dijo...

bonito reconocimiento, si señor!esta entrada vale mas que un premio cervantes, aunque reconozco mi predileccion por Marsé.empecé a leerlo por obligacion y me enganchó.
pero si tengo que elegir entre los tres personajes que nombras, sin dudarlo me decanto por Don Gregorio.Miles de premios merecia, como tantos otros padres-madres, que sus hijos se convierten en prioridad absoluta aunque ya no haya la misma vitalidad fisica pero una personalidad que destaca ante todo.hombre, los ojos, no los has heredado pero la fuerza y la valentia de tu padre, son todas tuyas, sin duda jejeje
todo un besazo de cumpleaños para Don Gregorio