martes, 12 de enero de 2010

PEPE SE FUE

De repente se nos murió Pepín. Así, sin previo aviso. Me despedí de él una noche: “Hasta mañana, Pepe”. Avanzaba con su premiosidad habitual hasta su habitación, y no me contestó, creo, y a la mañana siguiente, mientras me ayudaba a ducharme, Tere, tras mantener una conversación más bien insustancial conmigo, me suelta “y ahora tengo que darte una muy mala noticia, murió Pepe”.
Me quedé estupefacto. Tras unos segundos acerté a decir, “pero qué Pepe, el nuestro”. “Sí, sí, a las 5 de la mañana, me respondieron, pero no se lo digas a nadie de aquí, todavía. Te lo cuento a ti, porque eres de los pocos que lo puede asimilar bien. A los demás ya se lo iremos contando poco a poco a lo largo de la mañana”.
Asimilar bien. Cómo se puede asimilar, ni bien ni mal, que un ser humano con el que has convivido cerca de tres años, al que has dado las buenas noches el día anterior, como si tal cosa, en una noche desaparezca.
Se nos fue, en plena juventud (37 años) un hombre bueno, humilde, que jamás le hizo daño a nadie, de aficiones sencillas (su Real Madrid; sus cafés en “La maleta del loco”; “Camela” o “Pimpinela” con los que nos martirizaba todas las noches mientras jugábamos la partida de dominó, y Juan le gritaba: “por dios, Pepe, baja eso, ¡Qué depresión!, para ahora tener que reconocer que echa de menos, echamos de menos todos, las pomposas canciones del empalagoso dúo argentino; sus inútiles y anuales peregrinaciones a Lourdes…).
Y sólo nos quedan los lugares comunes: “Qué mierda de vida”; “no somos nadie”, “siempre se van los mejores”, “había empeorado tanto desde que llegué aquí…” tan reiterativos, tan tópicos pero tan sabios, porque, efectivamente, la vida es una mierda, cruel, injusta y es un hecho indiscutible que no somos nadie, y que, no se por qué, parece que se van siempre antes los mejores o, al menos, los que como Pepe, el buen y entusiasta Pepín (*) los que con su indiscutible bondad, jamás le hicieron daño a nadie.

(*).- ver entrada del 12 de julio de 2008, “Pepín, el entusiasta”

11 comentarios:

Lula Fortune dijo...

Pues lo siento. Apuremos cada día como si fuese el último, es lo primero que pienso cuando recibo una noticia de estas.
Un abrazo.

eva al desnudo dijo...

En ocasiones como esta no sabes muy bien que decir, ni que pensar. Siempre queda la rabia contenida de no haberte despedido de otra manera, pero las personas se marchan así, casi siempre sin previo aviso, de todas maneras las despedidas al final tampoco valen para mucho.
Mantenlo intacto en tu recuerdo, entusiasta y alegre, él allá donde esté, te iluminará como la luz de un faro, creéme querido amigo.

Besos y abrazos.

Le poinçonneur dijo...

Mis condolencias, Koolau, de todo corazón.

Rain dijo...

Digamos que solo se adelanto el buen pepe, no creo que la vida sea una mierda pero tampoco creo que sea rosa pastel la vida es eso mismo vida y hay que vivirla con todo el paquete incluido (ganancias y perdidas)
besos y abrazos

koolauleproso dijo...

.-Lula, Eva, Rain, Le Poinçonneur, gracias por vuestras palabras en estos momentos. Estoy seguro que a Pepe le hubiese encantado tanto reconocimiento.
Estas cosas no hacen más que reafirmarme en mi filosofía de vida que no es otra que el viejo y sabio "carpe diem": Hay que beberse la vida, disfrutarla, exprimirla al máximo mientras podamos, porque luego, en un "pis pas" nos vamos y ya no hay nada que hacer

atikus dijo...

Que voy a decir que no comentaran por aqui ya...disfrutemos de lo que tenemos a mano cada día como podamos y sepamos...

un fuerte abrazo kolau

Sirena Varada dijo...

Querido Ro, lo siento, y sinceramente.

Es difícil encontrar consuelo para lo que es brutal e injusto... Parece que estamos obligados a huír hacia delante y, como bien dices, exprimir la vida al máximo.

Te mando un abrazo de los de verdad.

koolauleproso dijo...

Gracias, Atikus; gracias, Sirena. No,si lo "malo" de este caso es que fue tan repentino, tan inesperado...que,aunque ya se que la muerte es esa inevitable compañera que, en el fondo, da sentido y valor a la vida, yo me quedé especialmente hecho polvo.
Y aunque tampoco tenía una relación tan, tan estrecha con el pobre Pepe, yo me quedé helado; y cuando la directora nos comunicó a todos "oficialmente" la tiste noticia, noté cómo una lágrima empezaba a correr por mi mejilla.

nuria dijo...

todavia me cuesta asimilarlo a mi,pues a vosotros/as...!
normal ese estado de shock, esa lagrima, ese pensar y "si hubiera..."
Siempre es bueno decir lo bien que nos sienta la compañia del otro pero lo vamos posponiendo,somos humanos.
pero tambien estoy segura de que sabia que era querido; los actos tambien nos delatan, teniais muchos gestos cariñosos hacia él y él lo agradecia,lo sé.
No eran palabras pero si sonrisas(tantas que nos dedicaba él y esa risa contagiosa...), bromas o miradas de complicidad o de riña cariñosa. Ay,ese afán de Pepe por Pimpinela:)
Imagina su cara, ahora mismo...pues ahi tienes su sonrisa.A que sin querer, tambien te sale a ti una sonrisa?
Mantengamos viva la sonrisa de Pepe!.
Animo y muchos besotes

koolauleproso dijo...

Sí, Nuria, tu lo conociste, y sabes cómo era Pepe.
Repito que lo que a mí más me impresionó fue la "sorpresa" del hecho: encontrarme una mañana con el hecho irremediable, sin vuelta atrás, de la muerte, ese despedirme de Pepe rutinariamente, y encontrarme al día siguiente con la noticia irrevocable de que jamás ese ser humano te volverá a hablar o, siquiera, pensar.

besos, Nuria. Se te echa de menos por aquí.

MK dijo...

Me encanta lo que dice Nuria:

"Imagina su cara, ahora mismo...pues ahi tienes su sonrisa.A que sin querer, tambien te sale a ti una sonrisa?
Mantengamos viva la sonrisa de Pepe!."
A mi al menos me gustaría que me recordaran así .
Un beso grande Koolau