martes, 21 de julio de 2009

ESA ESPALDA DE LAS MARAVILLAS


La hace caminar delante de él. Así puede deleitarse a su gusto en esa espalda perfecta, levemente tostada por el beso fugaz de los efímeros rayos del sol del Cantábrico. Imagina que puede acariciarla otra vez, mordisquear ese cuello y esos hombros en apariencia tan duros, pero (ha podido comprobarlo) de suavidad infinita. La desea. La sigue deseando. En realidad, nunca ha dejado de hacerlo. ¡Cómo quisiera que aquella noche maravillosa pudiese repetirse!, aunque sabe, ¡Ay!, que eso va a ser casi imposible.

Mierda de vida…

13 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

El casi es lo más positivo que has escrito... al final.

Ojalá se repita

koolauleproso dijo...

¡Qué se le va a hacer!

eva al desnudo dijo...

Hace un calor insoportable, apetece ir todo el dia en pelotilla viva ¿cómo escribes estas cosas Sexy Ro?
Mira que te doy.

koolauleproso dijo...

Pues nada, Eva: no te reprimas. Seguro que tus admiradores te lo agradecerian. Je,je...

Madame X dijo...

Un amigo mío, cuando no consigo algo que deseo, siempre me espeta: "la vida nunca es justa". ¡Vaya descubrimiento! Pero, ¿sabes?, aunque la vida no sea justa, el mundo está lleno de hermosas espaldas. Con lo cual tienes muchas posibilidades de besar otra que te guste tanto o más que la que añoras.

;-)

koolauleproso dijo...

Bienvenida a la "leprosería", Madame X: No se si la vida es justa o no. Tampoco me preocupa demasiado. Lo que sí se es que la vida es única e irrepetible. Que cada instante hay que vivirlo como si fuese el último, poque lo que es seguro es que todo es demasiado breve y que no lo podemos dejar escapar sin disfrutarlo. Ya sea una espalda, un culo, unos pechos o una sonrisa. O el blando hoyuelo al lado de la clavícula.

un beso

koolauleproso dijo...

Bienvenida a la "leprosería", Madame X: No se si la vida es justa o no. Tampoco me preocupa demasiado. Lo que sí se es que la vida es única e irrepetible. Que cada instante hay que vivirlo como si fuese el último, poque lo que es seguro es que todo es demasiado breve y que no lo podemos dejar escapar sin disfrutarlo. Ya sea una espalda, un culo, unos pechos o una sonrisa. O el blando hoyuelo al lado de la clavícula.

un beso

Sirena Varada dijo...

Querido Ro, tu blog ha dado un giro de ciento ochenta grados. Ahora ya no estoy tan segura de que prefieras a la sirena varada del mundo de solos antes que a la otra sirena varada del blog erótico festivo. Es broma.

Dices que querrías que aquella noche maravillosa pudiese repetirse. Eso no es casi imposible: es simplemente imposible. Porque aunque se repitiese en realidad no se repetiría, ya que la magia de momentos mecidos por la espontaneidad y el deseo carece (desgraciadamente) de capacidad de duplicación.

Besos

PD. He recibido un correo con tu nombre acompañado de la fotografía de tu perfil del blog, preguntando mi opinión sobre: ¡¡la música tecno!! Lo envían desde una dirección extraña y aunque me consta que no tienes nada que ver, quería que lo supieras.

koolauleproso dijo...

Querida Sirena: Por desgracia aquella noche no se repetirá.
Y no sólo por las sabias reflexiones que indicas. Uno, pertenece al infantiloide qénero masculino y, aparte de tus sabias consideraciones sobre la fugacidad del instante, sencillamente, para mi desconsuelo, esa noche maravillosa no se repetirá. Sin más.

un beso desde la orilla del Cantábrico hacia las profundidades abisales de los oceanos donde habitan las Sirenas sabias.

MK dijo...

A estas alturas de la vida , todos los aquí presentes tenemos ya un enorme saco cargado de imposibles a nuestras espaldas.
Es inevitable que de vez en cuando bajemos el saco y dediquemos una tarde tonta a revisar su interior. El peso de la nostálgia se vuelve entonces insoportable.
En todo este tiempo he tenido muchos momentos como este y sólo encuentro consuelo en dos cosas.
En sentirme privilegiada y orgullosa de haberlo vivido , aunque la sed sea más sed despues de conocer el agua y en echar la imaginación y las matemáticas al vuelo y pensar que los cálculos de probabilidades no pueden equivocarse tanto y es seguro que nos acercan muchas y prometedoras nuevas experiencias. :-)

MK dijo...

A estas alturas de la vida , todos los aquí presentes tenemos ya un enorme saco cargado de imposibles a nuestras espaldas.
Es inevitable que de vez en cuando bajemos el saco y dediquemos una tarde tonta a revisar su interior. El peso de la nostálgia se vuelve entonces insoportable.
En todo este tiempo he tenido muchos momentos como este y sólo encuentro consuelo en dos cosas.
En sentirme privilegiada y orgullosa de haberlo vivido , aunque la sed sea más sed despues de conocer el agua y en echar la imaginación y las matemáticas al vuelo y pensar que los cálculos de probabilidades no pueden equivocarse tanto y es seguro que nos acercan muchas y prometedoras nuevas experiencias. :-)

koolauleproso dijo...

Amén, MK.

jordim dijo...

y vaya espalda maja la de la foto.. y lo que no es espalda..